La necesidad como madre y educadora de establecer nuevos vínculos relacionales y educativos basados en el respeto mutuo me acercó a la Disciplina Positiva

Soy Mayte Velasco, soy madre de mellizos, mujer, músico desde que tengo memoria, y profesora de conservatorio desde hace ya casi 20 años. Con la maternidad sentí la necesidad de responder a preguntas sobre la educación de mis hijos, sobre mí misma y los patrones aprendidos en la infancia.

Así fue como buscando en el mundo de la educación respetuosa llegué a la Disciplina Positiva. Disciplina Positiva supuso un punto de inflexión en mi vida, no solo en la manera de entender la infancia y relacionarme con ella, sino también en la manera de entenderme a mí misma y de relacionarme con los demás.

A partir de aquí empezó un camino de autoconocimiento y aprendizaje que me hizo certificarme como Educadora de Disciplina Positiva para familias, aula y Primera Infancia por la PDA (Positive Discipline Association) y en el programa de Disciplina Positiva para la pareja “Cómo mantener la dicha en las relaciones“ y las Empresas “Empoderando a gente en su puesto de trabajo” por la Positive Discipline, Certificada como consultora motivacional (ECT Encouragement Consultant Trainig) y Neurosicoeducadora.

REFLEXIONEMOS SOBRE ASPECTOS BÁSICOS DE LA EDUCACIÓN.

Empecemos a desterrar métodos punitivos y permisivos como el castigo, el chantaje, el premio o cualquier estrategia educativa como recurso para aplacar cierta conducta a corto plazo. Es hora de empezar a plantearse cuál es nuestra meta en educación y qué semillas queremos plantar para recoger a largo plazo.

Creo firmemente en el camino de la educación emocional y social para la mejora de nuestros hogares, centros educativos y la propia sociedad. En poder mirar a la infancia y adolescencia desde un prisma respetuoso, cargado de responsabilidad y compasión.

Abogo por una educación consciente de las necesidades de nuestros alumnos, hijos y de nuestra sociedad.

La educación de nuestros hijos/alumnos es probablemente la mayor tarea de nuestra vida, cargada de cosas maravillosas y también de responsabilidad. En esta etapa forman las bases de su personalidad, por lo que hay decisiones muy importantes que marcarán el resto de sus vidas. Hay que tomar consciencia de que estamos contribuyendo a su proceso de formación como personas y necesitan a adultos presentes y disponibles que los acompañen en sus procesos emocionales.

¿Aprendemos?

Estos son los próximos talleres que podemos vivir juntos.

¿Quieres saber un poco más sobre ellos?

¿Aprendemos?

Estos son los próximos talleres que podemos vivir juntos.

septiembre, 2020

¿Te lo mando por mail?

Te mandaré solo cosas chulas. Prometido.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Dicen de mi

X
X